8990a-dbw


DAN BRODIE 
www.danbrodie.com.au  |  http://danbrodie.bandcamp.com  |  www.thegrievingwidows.com


21 may.  SANTANDER @ El Almacén de Little Bobby, 21h
23 may.  GIJON @ Toma 3, 13h
24 may. OÑATE @ Pako Taberna, 19h
26 may. URRETXU @ Gaztetxea, 19h
28 may.  MADRID @ Wharf73, 22h
30 may. GIRONA @ Xantar Bar, 20h
31 may.  SANT FELIU DE LLOBREGAT @ Els Pagesos, 20h


Dan Brodie nos visita de nuevo, esta vez en su formato más íntimo – que no por ello menos rockero – y sin banda. Nacido en una familia de músicos, el músico de Melbourne (Australia) debutó en 1998 con un EP titulado I’m Floatin Mamma, al que siguió el álbum Big Black Guitar (1999), publicado éste acompañado de The Broken Arrows. En 2001, EMI reeditó el disco – anunciándolo a bombo y platillo – e hizo su primera gira europea, con aclamados conciertos en Gran Bretaña y Francia. A su regreso a Australia, Brodie grabó un nuevo EP, esta vez bajo la supervisión del productor John Wooler (Willie Nelson) y el técnico Oz Fritz (Tom Waits), titulado Make Me Wanna Kill (2001). De esas mismas sesiones nació una de las obras maestras del rock aussie, Empty Arms, Broken Hearts (2001), con el que Brodie obtuvo dos nominaciones a los Aria Awards. Tras un respiro, dedicado principalmente a descansar y componer, Brodie regresó a primera línea con Beautiful Crimes (2005), una colección de canciones cargadas de armonías, incluyendo una de las canciones del verano de ese año. Tras el éxito, y el agotamiento, Brodie se traslada a Brasil durante medio año y cae en un hoyo del que no sale hasta 2010. Ese año, Brodie regresa a la música y, un año más tarde, forma Dan Brodie & The Grieving Widows con Dave Nicholls (Ian Rilen, Spencer P. Jones) y Chris Brodie (The Broken Arrows), con quienes publica My Friend the Murderer (2011), disco publicado en Europa por Beast Records y que presentó con banda al completo en más de 25 ciudades europeas. Ahora, como decíamos, llega acompañado únicamente de su guitarra acústica para presentar su último disco, Deep Deep Love (2013), un disco acústico, personalísimo y sin florituras, aunque precioso. Lo componen once canciones que el músico australiano ha ido componiendo a lo largo de los últimos quince años y que hace cosa de un año se vio con ánimo de plasmar en un disco. Canciones escritas mientras compartía habitáculo con Robbie Rocket (Cosmic Psychos) y Shane Walsh (Rose Tattoo) unas, con influencias del gran Ennio Morricone y que no tenían cabida en álbumes más contundentes otras y la mayoría cuando estaba a muchas horas de casa en cualquiera de los muchos lugares por donde ha viajado.


Anuncios